Utilidad del ácido cítrico en cáncer

Sumarios:

El médico mexicano Alberto Halabe Bucay afirma que el ácido cítrico puro ingerido en suficiente cantidad permite afrontar el cáncer porque inhibe la glicolisis, es decir, la vía metabólica encargada de oxidar la glucosa a fin de obtener energía por las células (la glucólisis es un proceso de diez reacciones enzimáticas consecutivas que permite convertir cada molécula de glucosa en dos moléculas de piruvato). En otras palabras, impide que la glucosa llegue a las células cancerosas y éstas se alimenten y multipliquen. “El ácido cítrico –explica- inhibe la enzima fosfofructuocinasa, el complejo piruvato deshidrogenasa y la enzima succinato deshidrogenasa del Ciclo de Krebs”. Los resultados obtenidos en más de 300 trescientos casos parecen avalar su propuesta.

Sumarios:

El Dr. Alberto Halabe afirma que la ingesta diaria conjunta de ácido cítrico -en suficiente cantidad-, un antiácido –omeprazol- y abundante líquido permite afrontar cualquier cáncer.

“El ácido cítrico –explica el Dr. Alberto Halabe- inhibe la enzima fosfofructuocinasa, el complejo piruvato deshidrogenasa y la enzima succinato deshidrogenasa del Ciclo de Krebs”.

Las células cancerosas sólo pueden obtener energía mediante glicolisis por lo que bloquear esa posibilidad ingiriendo ácido cítrico las lleva a la muerte.

“La ingesta de ácido cítrico –asevera el Dr. Alberto Halabe- bloquea la obtención de glucosa por las células y éstas se ven entonces obligadas a utilizar otra vía y otras fuentes de energía: las grasas y proteínas. Vía a la que sin embargo no pueden recurrir las mitocondrias de las células cancerosas por lo que éstas se debilitan hasta autodestruirse o quedar a merced del sistema inmune”.

Según el Dr. Alberto Halabe la ingesta de ácido cítrico no provoca efectos secundarios serios si simultáneamente se toma algún antiácido y abundante agua para evitar posibles problemas renales.

“Puedo contarle el caso de un paciente adulto con leucemia mieloblástica –nos diría el Dr. Alberto Halabe- que fue tratado durante un año en los mejores hospitales de Estados Unidos y, literalmente, le dijeron que regresara a México porque ya no había nada que hacer; fue desahuciado. Bueno, pues tomó ácido cítrico y hoy está en su casa curado”.

“He intentado que me escuchen en los centros de investigación y tratamiento del cáncer –nos diría el Dr. Alberto Halabe- y he presentado mi trabajo en varios foros pero nadie utiliza aún el ácido cítrico en sus pacientes con cáncer”.

Este reportaje aparece en
158
Marzo 2013
Ver número