A punto de aparecer la “píldora de la memoria”

 

Científicos del Wolfson Institute -que forma parte de la Universidad de Londres- están desarrollando una píldora que –dicen- evitará la pérdida de memoria en las personas ancianas. Este medicamento, que se podría comercializar antes de 10 años, no sólo evitará la pérdida de memoria sino que restablecerá la capacidad de aprender en los ancianos.
El Dr. Karl Peter Geise y sus colaboradores, que estudian los mecanismos celulares y moleculares responsables del aprendizaje y la memoria, han descubierto que la actividad mental depende de señales eléctricas que se transmiten entre las neuronas, las células nerviosas del cerebro. Y han identificado un mecanismo de modulación del canal de potasio que afecta a dichos procesos.
En las personas ancianas las neuronas van degenerando y eso hace que las señales eléctricas que promueven la actividad mental no se transmitan tan fácilmente dando lugar al olvido y, en algunos casos, a la confusión.
Pues bien, este equipo de científicos ha estudiado los genes que evitan la producción de proteínas que bloquean los canales de comunicación en el ratón. Los ratones jóvenes con genes modificados aprendían mejor y recordaban cosas como el camino a través de un laberinto o nadar hasta una pequeña plataforma en una especie de piscina en miniatura.
Las pruebas demuestran que los cambios en la actividad eléctrica en las neuronas cerebrales son responsables de los fallos del aprendizaje y de la memoria. También se descubrió que si se manipulan esos genes en los ratones de más edad vuelven a recordar y a aprender como los jóvenes.
El Dr. Geise asegura que será posible producir una píldora que rejuvenezca las neuronas de las personas de más de 60 años.
En las investigaciones participan científicos de Estados Unidos, Alemania y Noruega. De momento, ha dado lugar a un nuevo medicamento llamado Gelantamina -extraído de un producto químico existente en el nenúfar- que retarda la degradación mental producida por el Alzheimer.