Ahora dicen que los radicales libres no provocan enfermedades 

Un equipo de investigadores del University College de Londres asegura en la revista Nature que la teoría de que el exceso de radicales libres -átomos o grupos de átomos producidos por los leucocitos- puede dar lugar a enfermedades como la artritis, la arterioesclerosis o el cáncer –entre otras patologías- no se sostiene. Y que, por tanto, la fabricación por parte de la industria farmacéutica de fármacos con antioxidantes para combatirlos -es decir, sustancias capaces de absorber oxígeno y evitar así la oxidación de las moléculas orgánicas- carece de sentido. Añadiendo que lo que hay que hacer en realidad es buscar nuevos tratamientos que regulen las enzimas producidas por la parte más numerosa de los leucocitos, es decir, los neutrófilos.
Según el profesor Tony Segal –uno de los autores del artículo y miembro del Centro de Medicina Molecular del Departamento de Medicina del University College de Londres- como los leucocitos producen radicales libres en su proceso de lucha contra los microorganismos patógenos y hay personas propensas a las enfermedades crónicas y a infecciones a veces mortales que enferman durante el proceso… se llegó a la conclusión de que los radicales libres son en sí mismos muy tóxicos y que si pueden destruir hongos y bacterias también pueden dañar los tejidos humanos. Bueno, pues el mencionado equipo de investigadores ¡afirma que no es verdad!
"La industria farmacéutica–comenta Segal- ha invertido cantidades desorbitadas en demostrar el papel de los radicales libres en la aparición de muchas enfermedades y muchas personas toman hoy carísimos medicamentos antioxidantes… pero todo eso está basado en una teoría completamente falsa y, por tanto, carecen de potencial terapéutico. Así que vamos a tener que reconsiderar todas las teorías que explican la aparición de algunas enfermedades por los radicales libres y el valor terapéutico de los antioxidantes".
Más información en www.ucl.ac.uk