Ahora quieren potenciar una ¡vacuna! para el SIDA

 

Aunque la eficacia de la supuesta vacuna RV144 para impedir contagiarse del SIDA fue un completo fiasco –los vendedores de ilusiones hablan de “cierta protección aunque modesta”- quienes animan el cotarro dicen ahora que abrió “nuevas vías de investigación” y demostró que “la obtención de la vacuna es un reto difícil pero no imposible”.
"Nos encontramos en una nueva era en el desarrollo de la vacuna, en uno de los momentos más prometedores en este campo desde que se inició la epidemia",asegura Peter Piot, ex director de ONUSIDA y actual director del Instituto para la Salud Global del Imperial College de Londres quien, para caldear el ambiente, agrega que “hay más de 2,7 millones de nuevas infecciones cada año por lo que  la necesidad de lograr una inmunización segura y efectiva es más urgente que nunca". Algo que exige “financiación y, sobre todo, altos niveles de colaboración”.
A esta enésima petición de dinero a los gobiernos y de “colaboración” a los ignorantes políticos y periodistas que llevan décadas apoyando la farsa VIH/SIDA se sumaría Seth Berkley, director de Iniciativa Internacional para la Vacuna del Sida, entidad creada para dar aspecto de seriedad a la farsa.
Otra de las patas de este invento la constituye el doctor Alan Bernstein, Director Ejecutivo del Consorcio Global para la Vacuna del VIH, otra entidad de nombre tan rimbombante como vacía de contenido real que se usará para engañar una vez más a los más incautos.
¿Y qué propone tal cuadrilla de impresentables? Pues una vacuna que tenga una eficacia ¡del 50%! Y una vez hallada –total, por unos cuantos miles de millones de euros que deberemos darles a ellos para que la encuentren- proponen vacunar al 30% de la población arguyendo que eso “podría evitar” 5,6 millones de nuevas infecciones… en los países de medianos y bajos ingresos entre 2015 y 2030.
Vamos a ser muy claros: se trata de una nueva estafa. No es sino una más de las 200 vacunas que antes de tres años van a intentar sacarse al mercado para todo tipo de estupideces. Desde vacunas para no engordar o no envejecer hasta vacunas para no olvidarse de lo estudiado ante un examen, para no estar triste, para no enfadarse o para no tener cualquier patología improbable de contraer. Vacunas para todo. Siempre hay quienes se creerán cualquier cosa que se les cuente con apariencia de seriedad si se reviste la mentira de “científica”. Por muy disparatado que sea lo que se anuncie. Y si el lector cree que exageramos le retamos a que espere sólo unos meses. El baile de las falsas vacunas va a empezar de inmediato.