Ajo contra el cáncer

 

Un equipo de científicos chinos integrado por expertos de la Academia de Ciencias, la Universidad de Beijing y el Instituto de Investigación para la Prevención y Tratamiento de Tumores de la misma ciudad afirma haber constatado que el ajo no sólo inhibe el crecimiento de las células cancerígenas sino que puede destruirlas.
La noticia ha tenido amplia repercusión en China porque el cáncer es allí ya la primera causa de muerte. Según las estadísticas oficiales cada año fallece en el país millón y medio de personas, cifra que duplica los 700.000 casos anuales registrados en la década de los setenta del pasado siglo XX. El 80% de las muertes se debió a cánceres de pulmón, estómago e hígado.
Es evidente que tampoco allí la quimioterapia y la radioterapia han servido nunca de nada. Como es evidente que del resultado de esta investigación no habla casi nadie en España: no se trata de un fármaco y no da beneficios a la industria farmacéutica.