Alerta en Filipinas por la vacuna contra el dengue de Sanofi

Se ha vacunado allí a 733.000 niños

La multinacional farmacéutica francesa Sanofi Pasteur anunció a principios de diciembre pasado que suspendía la vacunación masiva de niños contra el virus del dengue ¡tras habérsela inoculado a 733.000! Y lo hace reconociendo que Dengvaxia -con ese nombre se comercializa- es peligrosa para quien no está contagiado. El dengue lo provoca un virus que transmiten mosquitos causando náuseas, vómitos, sarpullido, intenso dolor de cabeza, dolor en los globos oculares, dolores musculares y articulares y agrandamiento de los ganglios linfáticos y hemorragias internas. Pues bien, según reconoce ahora la multinacional “Dengvaxia aporta beneficios persistentes de protección contra la fiebre del dengue a quienes han sido infectados anteriormente. Sin embargo, el análisis ha demostrado que a largo plazo, entre las personas no infectadas con el virus del dengue previamente, tras la vacunación podría haber más casos de esta grave enfermedad”. Es decir, que se trata de una “vacuna preventiva” que no puede inocularse de forma preventiva a quienes no padecen ya la infección. Enrique Eric’ Tayag, portavoz del Departamento de Salud de Filipinas, admite que el Gobierno está “preparado para el peor escenario”.

Vomitivo. Y lo peor es que nadie irá a la cárcel por ello.