Análisis precoz del oído en los recién nacidos

 

Entre uno y seis de cada mil niños que nacen presentan algún defecto más o menos grave del oído -pudiendo llegar a producir sordomudez-, algo que hasta ahora era muy difícil de detectar en niños de menos de 18 meses.
Afortunadamente, la empresa inglesa SLE Diagnostics ha inventado el SABRe Compac (en la foto), un equipo manual de alta tecnología que funciona con pilas y permite hacer un diagnóstico precoz de anomalías del oído a niños recién nacidos, mucho más rápido que con cualquiera de los medios utilizados habitualmente. El aparato, que sólo pesa 1,5 kg, puede ser utilizado para realizar pruebas sencillas de oído en los niños o para determinar con total precisión la posible necesidad de una operación inmediata que corrija un defecto grave. Tras conectar los sensores a la cabeza del bebé se produce un sonido de alta frecuencia y el SABRe permite al personal sanitario ver de una sola ojeada si el niño oye bien o si tiene alguna anomalía en el oído. Para ello, el aparato produce dos respuestas que se graban simultáneamente y se comparan automáticamente. Las ondas recogidas se graban con toda la información necesaria en una base de datos para poder recuperarlas y analizarlas en cualquier momento.
Con esta versión portátil la prueba de oído dura sólo 10 minutos. Y el nuevo aparato es mucho más barato que los fijos.
Más información en www.sle.co.uk