Aseguran que la depresión maníaca tiene origen genético

 

Expertos estadounidenses de la Universidad de Michigan afirman en un estudio publicado en el American Journal of Psychiatry que la depresión maníaca se trata en realidad de una enfermedad biológica y no psicológica que provoca un exceso de las células que en el cerebro canalizan las señales. Según estos expertos, los maniaco-depresivos tienen más número de esas células que el resto de la gente.
Y, por tanto, al ser una enfermedad genética cuestionan el actual tratamiento basado en antidepresivos o antipsicóticos.
Los expertos, dirigidos por el doctor Jon-Kar Zubieta, se dedicarán ahora a averiguar el origen genético exacto de la enfermedad y así proporcionar un tratamiento más adecuado.
Existen dos tipos de depresión maníaca, condición marcada por el cambio cíclico del estado de ánimo. El primero hace que la gente que lo padece alterne periodos de depresión con hiperactividad. El segundo es el más severo y puede llegar a periodos psicóticos y frenéticos, seguidos de una profunda depresión.
Hasta aquí la noticia. Nosotros queremos subrayar que bien está cualquier dato que obligue a los psiquiatras a replantearse el uso de esos fármacos. Pero, por otro lado, afirmar sin más que el problema es genético simplemente porque el número de esas células es mayor en quienes sufren el problema constituye una afirmación gratuita. Cualquier persona medianamente formada sabe que la proliferación celular puede estar precisamente causada por un problema psicológico. Negar a estas alturas la influencia de la mente sobre el cuerpo físico roza el absurdo. Claro que son muchas las empresas que han decidido apostar por la Genética y hay que ir creando ambiente para que las inversiones continúen fluyendo.