Aseguran que la sacarina, el aspartamo y la sucralosa ¡pueden provocar diabetes!

Así lo sugiere un reciente trabajo efectuado por investigadores del Instituto Weizmann de Ciencias -conocido como Machon Weizmann- con sede en Rehovot (Israel) coordinado por Eran Elinav. Lo que hicieron fue proporcionar a ratones sacarina, aspartamo y sucralosa -tres de los edulcorantes más consumidos en el mundo- y comprobar que con el tiempo sufrían intolerancia a la glucosa; lo que no ocurrió con los ratones a los que se dio azúcar o ninguno de ambos productos. Lo singular es que ninguno de esos tres edulcorantes artificiales se absorbe en el tracto gastrointestinal y de ahí que los investigadores se planteen que la alteración del metabolismo de la glucosa pueda deberse a que su ingesta altera la flora bacteriana intestinal.  "Es irónico pero parece que las sustancias que se emplean para eludir el problema de la diabetes que causa la obesidad inducen precisamente ese problema al modificar la microbiota", declararía Eran Elinav. Los investigadores llegaron a esta conclusión porque tras administrar antibióticos a los ratones para destruir su flora intestinal y transferirles luego una microbiota sana el metabolismo de la glucosa se recuperó.

A fin de saber si el hecho es extrapolable a los humanos los investigadores analizaron entonces la flora intestinal de 381 personas detectando efectivamente diferencias entre los que tomaban edulcorantes y los que no. Y a continuación dieron sacarina en dosis elevadas durante una sola semana a 7 voluntarios que no consumían edulcorantes observando que en tan pocos días la flora intestinal de tres de ellos se alteraba y subía su  nivel de glucosa.

Evidentemente se requieren más estudios para constatar lo descubierto pero no deja de ser significativo. De hecho hoy se sabe que una incorrecta microbiota puede dar lugar a muchas patologías como ya hemos explicado en varios reportajes además de condicionar los niveles en sangre de glucosa, glucógeno y lípidos; como se sabe que la flora intestinal de las personas con intolerancia a la glucosa así como las diabéticas es característica y similar.

Aprovechamos la noticia para indicar que en breve publicaremos un amplio reportaje sobre la microbiota humana.