¿Aumenta el riesgo cardiovascular la restricción de sal entre quienes sufren hipertensión e insuficiencia cardiaca?

Seguir una dieta baja en sal cuando se sufre hipertensión o insuficiencia cardiaca incrementa el riesgo de sufrir un problema cardiovascular que puede llevar a la muerte ¡un 85%!; al menos así se asevera en un estudio del Centro Médico Universitario Rush de Chicago (EEUU) coordinado por Rami Doukky que acaba de publicarse en JACC: Heart Failure. Los investigadores evaluaron durante 3 años a 833 personas con insuficiencia cardiaca de las que 130 seguían una dieta baja en sal y al cabo de ese tiempo comprobaron, sorprendidos, que el 42% de éstos habían sido hospitalizados por complicaciones cardiovasculares o fallecido acaeciendo lo mismo solo en el 26% de los que siguieron consumiendo sal con normalidad. En un intento de explicar los resultados Rami Doukky sugiere que quizás la restricción de sodio lleve a una alteración hormonal que agrave la situación

Los médicos llaman insuficiencia cardiaca a la dificultad de un corazón para bombear suficiente sangre dando lugar a falta de aire, cansancio, dificultad para respirar tumbado, acumulación de agua y sangre en pulmones, abdomen y piernas -a eso se llama genéricamente "retención de líquidos"- y de ahí que hayan propuesto siempre a quienes padecen el problema limitar o evitar la ingesta de sal ya que ésta se considera uno de los principales factores que dan lugar a la hipertensión arterial y la misma, a la larga, provocar un infarto de miocardio o un ictus. Pero obviamente la sal no es por sí misma la causa del problema.