Aumentan las infecciones fúngicas en hospitales

Cada vez hay más casos de fungemia -infecciones en sangre provocadas por hongos- debido al uso de catéteres intravenosos, la nutrición parenteral y la cirugía intraabdominal. El 90% debido a dos hongos, la candida spp y la aspergillus spp, que pueden dar lugar a patologías benignas y cuadros alérgicos pero también a infecciones que pongan en peligro la vida del enfermo. El aviso lo ha hecho el Grupo de Estudio de Micología Médica de la Sociedad Española de Enfermedades Infecciosas y Microbiología Clínica (SEIMC) según el cual se da ya un caso por cada 1.100 ingresos estando el riesgo de contagio más alto entre los enfermos hematológicos, las personas inmunodeprimidas a causa de la quimioterapia, los trasplantados, los ingresados en unidades de cuidados intensivos, los neonatos pretérmino –los nacidos antes de las 38 semanas de gestación-, los pacientes en tratamiento de larga duración con corticoides y los diagnosticados de Sida.