Autorizan manzanas desarrolladas con ingeniería genética

Dos manzanas de las variedades Golden y Granny Smith desarrolladas con ingeniería genética por la empresa canadiense Okanagan Specialty Fruits llegarán en breve al mercado comercializadas como Arctic Granny y Arctic Golden. De hecho en Estados Unidos el Servicio de Inspección Sanitaria de Animales y Plantas (APHIS) del Departamento de Agricultura aprobó ya su comercialización el pasado 13 de febrero. Sin restricciones; se podrán cultivar, comercializar y consumir como cualquier otra variedad de manzana. Y ello porque se considera "poco probable" que estas manzanas modificadas genéticamente contaminen otros cultivos o supongan un riesgo para la salud.

Lo que se ha hecho genéticamente es impedir que la manzana produzca la enzima que hace que al ser cortada, triturada, golpeada o convertida en zumo se ponga marrón debido al proceso natural de oxidación. Es decir, que si la manzana está oxidándose -pudriéndose- el consumidor no podrá saberlo y se la comerá aunque ello pueda sentarle mal. Una evidente ventaja para quien la produce, la trasporta y la vende pero no para el consumidor.

La Asociación de Consumidores de Orgánicos (OCA) había solicitado al Departamento de Agricultura estadounidense que denegara la aprobación porque a su juicio pueden ser perjudiciales para la salud y los niveles de pesticidas usados para preservarlas excesivos. De hecho el director de la organización, Ronnie Cummins, no ha dudado en afirmar: "Se trata sólo de otro gran experimento con seres humanos".

Nosotros, desde luego, no pensamos comérnoslas.