BEBER UNA BOTELLA DE VINO A LA SEMANA DURANTE EL EMBARAZO PUEDE AFECTAR AL CEREBRO DEL BEBÉ

Beber durante el embarazo es peor para el futuro bebé que fumar según una investigación realizada en la maternidad de Belfast (Irlanda del Norte) en la que se estudiaron las reacciones de 129 fetos frente a estímulos sonoros sobre el vientre de sus madres.
En general, la mayoría de los fetos a partir de las 25 semanas reaccionan al ruido con un movimiento de brazo o de la parte superior del cuerpo. Pues bien, en el estudio el 70% de los bebés con madres que ni fumaban ni bebían reaccionaron a estos estímulos. Sin embargo, el porcentaje descendió hasta el 55% en los hijos de las madres fumadoras, hasta el 42,1% en los de las bebedoras y hasta el 37,5% en los de las madres que fumaban y bebían.
Según los investigadores, las reacciones anormales de los fetos son debidas a una disfunción neurológica que en el futuro puede desembocar en problemas de comportamiento o en el aprendizaje de la lectura. En el estudio se advierte que incluso tomar sólo cinco vasos de vino por semana –una botella de 75 cl.- puede afectar el desarrollo del cerebro del futuro bebé.