Brasil: salvaje atentado ecológico

 

El Congreso brasileño votará en breve un proyecto de ley que, de salir adelante, reduciría la superficie de la selva amazónica ¡a la mitad de su tamaño actual! De aprobarse la ley, el área que podría ser deforestada es de 4 veces la superficie de Portugal y la idea es destinarla principalmente a la agricultura y al pastoreo de ganado.
Esa es la excusa. La verdad, sin embargo, es que el suelo de la selva amazónica no es útil sin su cobertura selvática ya que tiene una acidez muy alta. Además, la región es muy susceptible a las inundaciones. De hecho, en la actualidad ya se han deforestado más de 160.000 kilómetros cuadrados de tierras para dedicarlas presuntamente también a la agricultura y la ganadería que están abandonadas y en proceso de convertirse en desiertos.
La reducción de la masa boscosa brasileña implicaría un significativo incremento de la cantidad de dióxido de carbono en la atmósfera agravando la alteración climática que sufre el planeta.
El mundo no puede permitir tamaño disparate. Nos jugamos mucho.