CADA MORDISCO DE GATO O PERRO CONTIENE UNA MEDIA DE CINCO TIPOS DISTINTOS DE BACTERIAS

 

Un equipo de investigadores norteamericanos que estudió los cultivos de piel humana infectada por los mordiscos de 107 perros y gatos encontró 152 tipos de bacterias, incluidos 10 microbios que se desconocía que infectaban a las personas. La investigación -la más completa hasta ahora sobre la materia- indica que como media había unos cinco tipos de bacterias en cada mordisco estudiado.
Los resultados, publicados en la revista médica New England Journal of Medicine, señalan que el tratamiento adecuado para los mordiscos de estos animales son los antibióticos de amplio espectro. "Uno de los problemas en el tratamiento de estas infecciones -afirma en el artículo el doctor Robert McNamara, presidente de la Academia Americana de Medicina de Emergencia- es que los antibióticos pueden ser muy caros y algunas personas intentan tratarse con medicinas más baratas, como la penicilina sola. Pero, como mucho, ésta eliminaría sólo el 20% de las bacterias".
Aunque los gérmenes transmitidos no son peligrosos a menos que el  mordisco rompa la  piel, en ese caso hay que tener cuidado porque las infecciones se desarrollan muy rápido (12 horas en el caso de los gatos y 24 en el de los perros) y si no se combaten adecuadamente pueden provocar meningitis e infecciones sanguíneas con riesgo incluso de amputaciones y hasta de muerte.
En cualquier caso, según estos mismos expertos los mordiscos humanos son mucho más peligrosos que los de perros y gatos por el número de gérmenes transmitidos.
El estudio indica que son millones las personas mordidas cada año, de las que alrededor de 270.000 acuden a las salas de urgencia y unas 9.000 deben ser hospitalizadas, si bien la mayoría de las veces más por el desgarro de la carne o el hueso que por la infección.