Calor y partículas de oro para tratar el cáncer más resistente

 

La introducción en los tumores de nanopartículas -partículas microscópicas- fabricadas con sílice y recubiertas de oro que luego son calentadas con luz infrarroja permite destruir el tejido cancerígeno sin afectar al sano, incluso en los cánceres inoperables. Así se ha constado en experimentos con ratones por un grupo de investigadores de los departamentos de Bioingeniería e Ingeniería Eléctrica y Computerizada de la Universidad de Rice, según publica Proceedings of the National Academy of Sciences.
Para insertarlas en el tumor se utiliza la ayuda de un escáner y, a continuación, se irradia luz sobre la piel en la zona afectada con lo que las ondas infrarrojas atraviesan la dermis y calientan las partículas generando en apenas 4 o 5 minutos una temperatura suficiente como para dañar las células cancerosas e impedir que el tumor siga creciendo.