¿Causan algunos insecticidas la fatiga crónica?

 

Las sustancias que contienen algunos insecticidas provocan la aparición del llamado “síndrome de fatiga crónica”, una dolencia quese caracteriza por dolor difuso en cabeza, cuello, hombros, columna vertebral, brazos, caderas o rodillas que va acompañado de cansancio, rigidez y dolor general matutinos, hormigueos y trastornos del sueño. Quienes la sufren -se calcula que entre el 2% y el 3% de la población, sobre todo mujeres- suelen quejarse de que "les duele todo" y están siempre cansados. Y se manifiesta a cualquier edad. Como en la mayoría de las “enfermedades” se desconoce oficialmente la causa si bien se la ha relacionado con diversos factores, entre ellos una posible infección vírica. Posteriormente se constató su relación con diversos productos tóxicos, entre ellos los que contienen los insecticidas. Pues bien, la revista española Medicina Clínica acaba de dar referencia de 26 casos de personas que desarrollaron el síndrome de fatiga crónica tras estar en contacto con insecticidas -en la mayoría de los casos tras una fumigación- y el resto tras incumplir alguna norma de seguridad en su trabajo. Atendidos en la Unidad de Toxicología del Hospital Clínico de Barcelona se siguió su evolución durante dos años y medio. Y la principal conclusión es que es la exposición a dosis bajas la que desencadena el síndrome. Cinco de las personas afectadas se recuperaron por completo antes de un año, 15 tardaron más y 6 quedaron en situación invalidante.
Esto parece indicar que también la fibromialgia puede deberse a la exposición a sustancias tóxicas. Y, por tanto, el tratamiento en ambas patologías debería centrarse básicamente en una desintoxicación profunda del organismo y en proporcionarle ortomolecularmente los elementos que le permitan optimizar los recursos del cuerpo y elevar las defensas.