Chapucería en el desarrollo farmacológico

“La literatura biomédica publicada adolece de una falta de transparencia de grandes dimensiones”, afirma John Ioannidis, codirector del Centro de Innovación en Metainvestigación de la Universidad de Stanford (EEUU) en un nuevo trabajo recién publicado en PLOS Biology. Y es que tras analizar 441 trabajos elegidos al azar de los publicados de 2000 a 2014 ha constatado que solo uno revelaba el protocolo seguido, más de la mitad proclamaba sin justificación real nuevos descubrimientos, el 52% no mencionaba sus fuentes de financiación, solo un 6% incluía posibles conflictos de intereses con farmacéuticas u otras instituciones y ninguno incluía sus datos en bruto.

Cabe recordar que Ioannidis es un investigador especializado en metaanálisis que ha publicado artículos junto a 1.328 autores diferentes de 538 instituciones en 43 países y es autor de otro artículo titulado Why Most Published Research Findings Are False (¿Por qué la mayoría de los resultados publicados sobre investigación son falsos?) -apareció en PloS Medicine- en el que aseveraba que gran parte de las conclusiones a las que llegan los investigadores biomédicos son erróneas cuando no exageradas o engañosas. Es más, en 2013 publicó en European Journal of Clinical Investigation junto a E. Stamakis y R. Weiler un artículo titulado Undue industry influence that distort healthcare research, strategy, expenditure and practice (La indebida influencia de la industria distorsiona la investigación sanitaria, la estrategia, el gasto y la práctica) en el que asevera que la industria farmacéutica influye indebidamente en todas las etapas del conocimiento médico. En la etapa de generación del conocimiento manipulando la evidencia científica, en la de su difusión manipulando las Guías de Práctica Clínica, la literatura científica y los contenidos de la formación médica continuada y en la de aplicación del conocimiento manipulando, coaccionando y, si es preciso, comprando a los médicos para que prescriban sus medicamentos.

El lector interesado puede leer en nuestra web –www.dsalud.com– lo que John Ioannidis y otros investigadores han averiguado sobre los fraudes científicos en los reportajes que con los títulos Investigación médica: nuevos escándalos dejan en entredicho a las revistas científicas, ¡El fraude científico es cada vez mayor! y Millones de dólares en "incentivos" para recetar los peores medicamentos aparecieron en los números 82, 155 y 187 respectivamente.