CIRUGÍA MÁS SENCILLA PARA CORREGIR EL "PECHO HUNDIDO"

 

Un grupo de expertos ha desarrollado una nueva técnica de cirugía mucho más sencilla que las utilizadas hasta ahora para operar la malformación conocida como "pecho hundido" o "pectus excavatum, trastorno congénito que afecta a uno de cada 1.000 niños y se produce porque el esternón crece hacia adentro reduciendo la capacidad pulmonar y aprisionando al corazón, pudiendo originar dolor de pecho y ciertos problemas respiratorios.
Hasta ahora la operación era muy difícil: había que abrir el pecho del niño, cortar las costillas y un tramo de esternón, subir éste y reemplazar las costillas. Algunos médicos también insertaban una barra de acero para soportar el esternón. Esta operación duraba hasta seis horas y a veces los niños tenían que recibir una transfusión sanguínea. La recuperación podía durar hasta  seis meses. Ahora, la nueva técnica reduce la operación a 45 minutos y los niños recuperan su actividad normal al mes.
La técnica consiste en hacer dos pequeños orificios en ambos lados del pecho e introducir una barra curvada de acero inoxidable debajo del esternón y las costillas. Su principio se basa en que los niños tienen un pecho moldeable. La barra se extrae a los dos años, tiempo durante el que se habrá corregido naturalmente la forma del pecho.
Aunque el doctor Nuss y sus ayudantes delChildrens Hospital of the King´s Daughters en EE.UU. han realizado la operación ya unas 120 veces desde 1987, es ahora cuando el cirujano ha dado a conocer su técnica