Cómo afrontar un posible contagio por gripe A 

Aunque la gripe A se supera en la inmensa mayoría de los casos sin necesidad de hacer nada cuando el sistema inmune está deprimido –es decir, cuando las defensas naturales están bajas- puede afectar a algunas personas que necesiten ayuda. Pues bien, en tales casos puede optarse por varias alternativas.
La más rápida sería usar la terapia del Par Biomagnético. Ahora bien, según el Dr. Isaac Goiz, con el que hemos hablado de forma expresa sobre este asunto, la cepa del virus A-N1H1 de la gripe A que está afectando en España no es la misma que la de otros países a pesar de lo que se nos dice. Al menos así lo ha constatado en los casos vistos en nuestro país y México –donde vive- por lo que el tratamiento difiere. Según nos explicaría en España el virus se elimina actuando en el par bulbo-cerebelo ya que el virus implicado en realidad es el Newcastle. Hay pues que colocar de 20 a 30 minutos dos imanes de 1.000 gauss en la nuca. Uno con el polo negativo apoyado en la parte del bulbo y el otro un poco más abajo, a la  pues del cerebelo, apoyando en la zona el polo positivo.
Son asimismo útiles el Renoven -nombre actual del Bio-Bac-, el Viusid –de Laboratorios Catalysis-, el Extracto de semillas de pomelo –de 100% Natural– y las infusiones corrientes de anís estrellado y equinácea. Sin olvidar la ingesta de ajo y cebolla así como los zumos de pomelo y limón. Cabe añadir que los rábanos son ricos en compuestos sulfurados entre los que destaca la rafanina, de gran poder antibiótico, antivírico e inmunoestimulante sobre todo a nivel hepático y en vías respiratorias. Además contienen peróxido difenil glioxal, sustancia con actividad viricida y bactericida. Agregaremos que el té verde es rico en epigalocatequina galato, principio activo eficaz frente a los virus. Y que los arabinogalactanos estimulan el sistema inmune pues su ingesta aumenta de manera importante la microflora bacteriana del organismo; en concreto el número de anaerobios como las bifidobacterias y los lactobacilos. Es asimismo útil ingerir ácidos grasos esenciales omega 3 y 6 porque intervienen en la producción de anticuerpos y las enfermedades virales bloquean la capacidad del organismo para proveerse de estas sustancias. No está de más tampoco recordar que los bioflavonoidesson antivirales y que si se ingieren conjuntamente con vitamina C mejora su efecto terapéutico. También es útil ingerir un complejo de vitaminas del grupo B mientras duren los síntomas. Conviene igualmente saber que la dimetilglicina (DMG)es una sustancia capaz de cuadruplicar la respuesta inmunitaria, que el germanioy el selenio mejoran la resistencia frente a infecciones causadas por virus, que el glutatión inhibe la propagación viral y que el zinc mejora la resistencia frente a los virus. Terminamos recordando que está asimismo demostrado que la vitamina D es especialmente importante a la hora de combatir las infecciones víricas.
Sólo nos resta añadir que los conocidos doctores hindúes Prasanta y Pratip Banerji proponen en caso de contagio de la gripe A tomar Thuja Occidentalis 30 CH; una dosis al día durante siete días y luego, de refuerzo, dos dosis a la semana durante 3 semanas para prevenir recaídas.
En suma, puede afirmarse que hay alternativas naturales eficaces y que un tratamiento ortomolecular es mucho más útil que cualquiera de los antivirales comerciales que nuestras autoridades sanitarias nos proponen comprar.
En cuanto a la posibilidad de vacunarse hemos dado la suficiente información en este número y en los anteriores como para sugerir que se descarte rotundamente tal posibilidad. Vacunarse es sencillamente mucho más peligroso que contagiarse de la gripe A.