Cómo denunciar a las empresas que generan ondas electromagnéticas 

El mes pasado animamos desde nuestro Editorial a los lectores que sufren los efectos de las ondas electromagnéticas generadas por torres de alta tensión, transformadores y antenas de telefonía móvil a denunciar los hechos y prometimos explicar cómo hacerlo. Pues bien, lo que deben hacer es lo siguiente:
-Presente en el juzgado de guardia de su localidad una Denuncia por Violación de Derechos Fundamentales. No necesita abogado ni procurador. Basta con que la haga en su nombre -o en el de varias personas- adjuntando fotocopia del DNI.
-Explique la situación de su caso detalladamente.
-Si ya le ha afectado a la salud –no es imprescindible- acompañe algún certificado médico de su estado.  
-Alegue la vulneración de su DERECHO A LA VIDA Y A LA INTEGRIDAD FÍSICA que garantiza el artículo 15 de nuestra Constitución, el DERECHO A LA LIBERTAD Y SEGURIDAD en cualquier ámbito (art. 17), la INVIOLABILIDAD DEL DOMICILIO (art. 18) y el DERECHO A LA LIBRE ELECCIÓN DE RESIDENCIA (Art.19).
-Recuerdeen su texto que el art. 3 de la Declaración Universal de Derechos Humanos dice textualmente que “Todo individuo tiene derecho a la vida, a la libertad y a la seguridad de su persona” y el art. 12 que “Nadie será objeto de injerencias arbitrarias en su vida privada, su familia, su domicilio o su correspondencia, ni de ataques a su honra o a su reputación. Toda persona tiene derecho a la protección de la ley contra tales injerencias o ataques”.
-Agregue que se violan asimismo los artículos de la Comunidad Europea 18.1 y 2 (derecho a la intimidad personal y a la inviolabilidad del domicilio) y el art. 43 (derecho a la protección de la salud).
-Recuerde también que en el Capítulo III del Título I de nuestra constitución se encuentran los Principios Rectores de la Política Social y Económica y que si bien no son normas aplicables directamente porque son desarrollados por leyes postulan, no obstante, la legislación positiva, la práctica judicial y la actuación de los poderes públicos. Y entre esos principios se encuentran el DERECHO A LA PROTECCIÓN DE LA SALUD (Art. 43) y el DERECHO A DISFRUTAR DE UN MEDIO AMBIENTE ADECUADO PARA EL DESARROLLO DE LA PERSONA ASÍ COMO EL DEBER DE CONSERVARLO (Art. 45), calificado por nuestro Tribunal Supremo como bien de interés público. Consecuentemente,los poderes públicos, sujetos a la Constitución, deben hacer efectivos tales derechos y principios protegiendo a los ciudadanos de cualquier normativa que pueda menoscabarlos.
-Alegue además violación del art. 3 de las normas del Reglamento de Actividades Molestas, Insalubres, Nocivas y Peligrosas, de la Ley de Propiedad Horizontal, del art. 1902 del Código Civily de la Ley General Consumidores y Usuarios (LGCU), Ley 26/1984 de 19 de Julio.
-Solicite a continuación –esto es importante- que se suspenda cautelarmente la actividad denunciada mientras se toma una decisión definitiva como prevé y permite la Ley de Enjuiciamiento Civil.
 -Y, por último, recuerde en la denuncia que la Sala de lo Civil del Tribunal Supremo acaba de confirmar el pasado 4 de octubre la sentencia de la Sección 1ª de Apelación Civil dictada el 2 de marzo del 2001 confirmando la del Juzgado de Primera Instancia nº 6 de Murcia dictada el 6 de Abril del 2000. Y en ellas se determina que es la empresa la que tiene que probar la inocuidad de las radiacionesy que en estos casos debe aplicarse el Principio de Precaución.
-Y, por último, solicite con carácter de urgencia el cese inmediato de la actividad denunciada.