Cómo evitar el deterioro y envejecimiento de las células

 

Un grupo de investigadores de laEscuela de Salud Pública de Harvard (EEUU) coordinado por el profesor de Genética Chih-Hao Lee ha descubierto trabajando con ratones genéticamente modificados –el trabajo aparece publicado en Cell Metabolism– que en las células más envejecidas existe una notable acumulación de unas proteínas conocidas como SMRT y ello aumenta el estrés oxidativo de sus mitocondrias dañando el ADN lo que puede llevara a sufrir el llamado Síndrome metabólico -que se caracteriza por altos niveles de glucosa y colesterol en sangre, resistencia a la insulina, hígado graso e incremento de grasa en el abdomen- y posteriormente provocar alzheimer, parkinson, aterosclerosis y, por ende, problemas cardiacos así como diabetes tipo 2 y cáncer, entre otras patologías. Y han descubierto asimismo que ello es así porque interrumpen la actividad protectora de otras proteínas conocidas como PPAR (receptores activados por proliferadores de peroxisomas) que ayudan a regular los genes que promueven la quema de grasa manteniendo un adecuado nivel de lípidos en sangre y reducir de esa forma el estrés oxidativo. Y no sólo eso: aseguran haber constatado que ello puede evitarse ingiriendo simplemente antioxidantes o medicamentos que reactiven las actividades protectoras de los PPARs. “La importancia de nuestro estudio –explicaría Chih-Hao Leees que hemos demostrado que la SMRT facilita el proceso de envejecimiento celular por estrés oxidativo y que ese proceso se puede parar”.
Cabe añadir que tales medicamentos ya existen y se usan para potenciar las actividades de los PPARs a fin de incrementar la sensibilidad a la insulina y reducir los niveles de lípidos en sangre pero según el profesor Lee su trabajo apunta a que además podrían usarse para potenciar la capacidad del organismo para luchar contra el estrés oxidativo. “Estamos convencidos-de que la SMRT -añadiría-es una de las causas clave del declive de la función mitocondrial al bloquear la actividad de los PPARs”.
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte sólo resta indicar que lo inteligente pues no es tomar fármacos sino alimentos ricos en antioxidantes -sobre todo frutas y verduras de temporada frescas y crudas- y evitar o reducir al máximo la ingesta de grasas saturadas de origen animal, grasas “trans”, lácteos, hidratos de carbono refinados y alcohol además de hacer ejercicio. Porque si lo hace así conseguirá el resultado buscado; si en cambio opta por ingerir fármacos y no hacer eso… no conseguirá NADA. Luego tales fármacos son innecesarios.