El Colegio de Fisioterapeutas de Madrid se incorpora a la caza de brujas de la OMC

El Colegio de Fisioterapeutas de Madrid (CPFCM) decidió a mediados de junio pasado incorporarse y participar en el Observatorio contra las Pseudociencias y Pseudoterapias de la Organización Médica Colegial (OMC) por decisión  de su Decano, José Antonio Martín, que se comprometió a informar de los casos que les lleguen, a establecer vías de comunicación sólidas y fluidas y a fomentar la participación de los 17 colegios de fisioterapeutas que existen en España. Según explicó su colegio ya cuenta con una comisión de intrusismo que recibe un centenar de denuncias al año. “Algunos usuarios -explica el presidente de la misma, Guillermo Mielgo Mingotson capaces de detectar y de comunicar posteriormente la existencia de centros que no son de Fisioterapia pero que han acoplado técnicas propias de esta rama sanitaria y que ofrecen precios muy competitivos a los usuarios que después no se corresponde con la calidad de los tratamientos aplicados. Normalmente no sirven para nada e, incluso, son contraproducentes”. Añadiendo que muchos hacen “publicidad engañosa” porque ofrecen “servicios que después no se corresponden con la realidad del centro que los ofrece”.

En pocas palabras, el Decano del Colegio de Fisioterapeutas de Madrid quiere que los fisioterapeutas tengan la exclusividad de los tratamientos de manipulación del cuerpo y apoya que se consideren “pseudoterapias” la Osteopatía, la Quiropráctica, la Reflexoterapia, el Yoga, la Kinesiología, el Shiatsu, el Reiki, el Drenaje Linfático y el Qi-Gong… entre otras disciplinas terapéuticas. Realmente patético.