Combinación de colores para luchar contra el cáncer

 

Una combinación de luz roja, un tinte azul y la hormona de una planta se puede utilizar para matar las células cancerosas. Científicos de la organización Cancer Research UK creen haber descubierto el medio de superar los problemas que planteaba hasta ahora la Terapia Fotodinámica, técnica que consiste en destruir los tumores enfermos mediante rayos de luz sin afectar a los sanos.
Con este método primero se administra al paciente un fotosensibilizador, normalmente por vía parenteral (inyección). Se trata de un producto inocuo que no tiene efectos ni sobre los tejidos sanos ni sobre los enfermos. Ahora bien, si cuando llega al tejido se le irradia con luz -generalmente mediante un rayo láser- el fotosensibilizador se activa y el tejido se destruye rápidamente. Pero sólo donde incide la luz. La aplicación cuidadosa del rayo láser permite pues utilizarlo selectivamente para eliminar tejidos enfermos.
Por otra parte, algunos de los medicamentos desarrollados para la Terapia Fotodinámica presentan la propiedad de que se acumulan en los tumores y en otros tipos de tejidos de proliferación anormal sin hacerlo en el tejido sano circundante, lo cual facilita también la irradiación selectiva.
Pues bien, los investigadores agregan que este tipo de tratamiento resulta mucho más eficaz si se combina con una hormona natural que producen las plantas y que es la responsable de su fototropismo (capacidad de orientarse hacia la luz del sol). En experimentos realizados en el Gray Cancer Institute del hospital Mount Vernon de Londres se han tratado células cancerosas con un tinte azul especial que se activa como respuesta a la luz. Y es que iluminando con luz roja las células y el tinte -a los que se incorpora la hormona de la planta- se producen radicales libres, elementos con capacidad para matar las células enfermas.
El problema de la Terapia Fotodinámica convencional es que para matar las células cancerosas el tinte debe activar moléculas de oxígeno de las células y, por tanto, no funciona en las condiciones de escasez de oxígeno que se da en muchos tumores. Pero el nuevo método utiliza las moléculas de la hormona de las plantas para atacar a las células cancerosas de modo que podría funcionar mejor en muchos tumores en los que el nivel de oxígeno es muy bajo.
Peter Wardman, director del estudio, lo explica: "Hemos demostrado que el nuevo método es viable en células cultivadas en el laboratorio  pero como se sabe  que ni el tinte ni la hormona son tóxicos para las personas esperamos trasladar muy pronto estos resultados a la realidad clínica". 
Más información en: www.cancerresearchuk.org