Comer chicle evita infecciones, caries y ayuda a perder peso 

Un azúcar encontrado en la corteza de los abedules que se usa para fabricar chicles -el xilitol- puede prevenir las caries, evitar infecciones de oído y ayudar a perder peso además de combatir el mal aliento. Todas estas propiedades, según varios estudios, se deben a ese azúcar con propiedades antibióticas que forma una capa protectora en el esmalte de los dientes.
Las investigaciones señalan que el xilitol reduce entre un 60% y un 90% el riesgo de caries. Ahora bien, los mismos investigadores recomiendan evitar una masticación excesiva ya que puede causar problemas en la mandíbula y oído interno.
El consumo moderado de chicle evita además el mal aliento al provocar una secreción salival que elimina los gérmenes encargados de transformar los restos de comida en gases. A estas virtudes se une la acción antibiótica del xilitol, más efectiva en la lucha contra la otitis que los fármacos tradicionales.
Las investigaciones también sugieren que masticar chicle permitiría -al cabo de un año- perder hasta cinco kilos de peso, según se afirma en el New England Journal of Medicine