Comer mal y no hacer deporte afectará a la salud de las próximas generaciones 

Los adolescentes –especialmente las jóvenes- que no comen de forma equilibrada y no hacen ejercicio físico están acumulando una serie de problemas de salud que no sólo les perjudicará a ellos sino también a sus descendientes.
Diabetes, problemas cardiacos o hipertensión son algunos de los males que podrían “heredar” sus hijos debido a esa inconsciencia. Los expertos recomiendan a niñas y adolescentes que adopten estilos de vida más sanos si quieren evitar, cuando crezcan, problemas tan frecuentes como la osteoporosis y los problemas de corazón.
Los estudios indican que las jóvenes se sienten mucho menos atraídas por el deporte y el ejercicio físico que los chicos, actividad que se reduce aún más cuando dejan la enseñanza secundaria.