Compañía líder en el desarrollo de técnicas de diagnóstico por imagen


GE Healthcare apuesta por la medicina predictiva y personalizada 

“El futuro significa una evolución de la práctica médica y el cuidado al paciente desde el tratamiento sintomático de enfermedades en su fase terminal hacia un enfoque centrado en la detección e intervención presintomáticos”. Con estas palabras de Jean-Luc Vanderheyden, experto en sistemas de diagnóstico basados en la llamada visualización molecular, concluía el I Encuentro Europeo sobre prevención y diagnóstico precoz del cáncer, las dolencias cardiacas y la enfermedad de Alzheimer celebrado en Londres los pasados 5 y 6 de septiembre y en el que estuvo presente Discovery DSALUD. El encuentro fue organizado por GE Healthcare –la división de tecnología sanitaria de la compañía General Electric– que reunió a más de 100 personas llegadas de distintos países para debatir sobre la importancia de la medicina predictiva en el modelo sanitario del futuro, un modelo que -se pretende- deje de centrarse en las últimas fases de la enfermedad para buscar un diagnóstico previo a la aparición de los síntomas, especialmente en el caso del cáncer, las enfermedades cardiovasculares y las patologías neurodegenerativas que afectan ya a cientos de millones de personas en todo el planeta.
“Lo que pretendemos en GE Healthcarees contribuir con las tecnologías médicas más avanzadas a dar un paso hacia una nueva era en el cuidado de los pacientes. Nuestra capacidad de diagnóstico por imagen, sistemas médicos de información, fármacos de diagnóstico, sistemas de monitorización y seguimiento de los pacientes, desarrollo de fármacos y tecnologías de manufactura de biofármacos están ayudando a médicos de todo el mundo a desarrollar nuevas maneras de prevenir, diagnosticar en fase precoz y tratar la enfermedad de una manera más eficaz con terapias diseñadas a la medida de los pacientes para que éstos puedan vivir más y mejor”, afirmaba en el acto de presentación del encuentro Jean-Michel Cosséry, director de marketing de la compañía. Y continuaba: “Nuestra visión para el futuro es un nuevo modelo de asistencia de ‘salud anticipada’ enfocado en el diagnóstico anticipado, en la detección de enfermedades antes de que surjan los síntomas. Estamos hablando de algo absolutamente necesario porque sólo en Europa se producen cada año 4,4 millones de muertes provocadas por enfermedades cardiovasculares cuando más del 80% de ellas serían fácilmente predecibles y evitables”.
Y para contribuir al asentamiento de ese modelo de medicina predictiva por el que apuestan cada vez más profesionales de la salud GE Healthcare propone la visualización molecular, una técnica que combina la biología, la química y la tecnología informática y que permite monitorizar, grabar y almacenar los datos de la distribución espacio-temporal de los procesos moleculares y celulares que se producen en un paciente en tiempo real a fin de utilizar luego esa información personalizada para anticiparse a la aparición de enfermedades, establecer un diagnóstico concreto o decidir un abordaje terapéutico preciso y adaptado a las características de cada persona. Se trata, por tanto, de particularizar, de individualizar el diagnóstico del paciente para asegurarle el mejor estado de salud en el que puede estar.
Por otro lado, la compañía británica aprovechó la reunión para dar a conocer su sistema compacto de diagnóstico cardiovascular por ultrasonidos de última generación del que donó una unidad a la organización no gubernamental Chain of Hope (Cadena de esperanza) que trabaja en países subdesarrollados ofreciendo tratamiento gratuito a niños afectados por enfermedades cardiacas congénitas. Con este dispositivo -el Vivid i– se obtienen de forma no invasiva un número extremadamente alto de imágenes multidimensionales por segundo y a velocidades extremadamente bajas lo que permite evaluar más eficazmente que con otras tecnologías los movimientos y el funcionamiento del sistema cardiovascular. De esta forma, al tener un diagnóstico más preciso y en menos tiempo, se evitan procedimientos invasivos innecesarios y peligrosos para el paciente y se reducen los gastos clínicos además de aportar la ventaja de que el dispositivo –que apenas ocupa lo que un ordenador portátil- se puede llevar a cualquier lugar donde sea necesario monitorizar a un paciente.
En resumen, unas jornadas en las que los médicos, investigadores, asociaciones de pacientes y medios de comunicación allí reunidos coincidieron en señalar la importancia de unir esfuerzos para llevar a cabo una reeducación de la población respecto a la necesidad de que las personas tomen las riendas de su propia salud y exijan a sus gobiernos el desarrollo e implantación de las tecnologías ya existentes y que pondrían al alcance de todos una medicina predictiva mucho más eficaz –y también menos costosa- que el actual modelo sintomático y paliativo. Propuesta que, por supuesto, suscribimos y apoyamos.