Condenan a varios profesionales por dar dosis injustificadas de quimioterápicos

 

El Juzgado de lo Penal nº 4 de Valencia hadictado dos sentencias condenando a varios profesionales sanitarios de dos hospitales valencianos por dar a sus enfermos dosis excesivas de los quimioterápicos. En el primer caso un oncólogo y un farmacéutico fueron condenados por homicidio imprudente ¡a un año de prisión! Y eso que su paciente era un niño de dos años con un Tumor de Wilms en el riñón al que el oncólogo pautó que se le dieran 165 mg de doxorrubicina en 4-6 horas, dosis diez veces superior a la que correspondía por su edad y tamaño ya que se le olvidó poner una “coma” al calcular la dosis. Y al farmacéutico por validarla. El niño falleció a consecuencia de ese error.

En el segundo caso se condenó a año y medio de cárcel a una farmacéutica y a un año a dos enfermeras por un delito de “lesiones por imprudencia grave”. En esa ocasión  al enfermo se le pautó quimioterapia para reducir el tamaño de un tumor y en el tercer ciclo la farmacéutica plasmó correctamente la dosis pero se equivocó al transcribir el número de viales pautado por el oncólogo y puso nueve en lugar de uno. Dándose así al paciente 18 gramos del fármaco en las siguientes dos sesiones, superior en diez veces a lo pautado. Como puede comprobarse dañar gravemente o llevar a la muerte a un paciente le sale casi gratis a los profesionales sanitarios. Téngalo en cuenta cuando entre en un hospital.