Confirmado: la diabetes tipo 2 es reversible

Un estudio dirigido por Gary  Frost -de la División de Diabetes, Endocrinología y Metabolismo de la británica Universidad de Birmingham- publicado con el título Low calorie diet in obese type 2 diabetes patients treated with insulin (Dieta de bajas calorías en pacientes obesos con diabetes tipo 2 tratados con insulina) ha constatado de nuevo que la diabetes tipo 2 desaparece sin más con una dieta muy baja en calorías porque eso elimina la grasa acumulada en el páncreas ¡que sería lo que le impide producir insulina! A la semana de dieta los niveles de azúcar de los enfermos eran normales. Y a los dos meses la cantidad de grasa de los páncreas se normalizaba igualmente produciendo éstos de nuevo insulina. Tres meses más tarde, siguiendo ya una alimentación sin restricciones, 7 de los 11 pacientes seguían sin diabetes tipo 2. Eso sí, se les facilitaron unos suplementos que son los que quien financió el estudio quiere comercializar pero en realidad no son necesarios. Invitamos a lector para entenderlo a leer el artículo que con el título ¿Puede curarse la diabetes mellitus tipo 2 con una simple dieta hipocalórica?  publicamos en el nº 171 y que tiene a su disposición en nuestra web: www.dsalud.com.

En él ya explicamos que siguiendo simplemente una restrictiva dieta hipocalórica -entre 600 y 800 Kcal diarias- durante unas semanas el exceso de grasa a nivel intracelular en hígado y páncreas -que sería lo que impide el correcto funcionamiento de las células beta pancreáticas- desaparece normalizando la función insulínica y, por ende, regulando el nivel de glucosa en sangre. Eso sí, hay que seguirla a rajatabla. El trabajo que lo demuestra lo dirigió Roy Taylor, profesor de Medicina y Metabolismo que dirige el Centro de Resonancia Magnética de la británica Universidad de Newcastle quien asimismo trabaja en el Royal Victoria Infirmary & Freeman Hospital de Newcastle y es revisor de artículos en diversas publicaciones científicas de su especialidad. Bastó que un grupo de personas con diabetes tipo 2 siguiera durante dos meses una dieta hipocalórica de 800 Kcal diarias para que la enfermedad desapareciera en todos ellos. Según Roy Taylor la menor concentración de ácidos grasos en el hígado da lugar a una menor presencia de los mismos en el páncreas siendo eso lo que permite que las células beta empiecen a desarrollar normalmente sus funciones y a segregar insulina. "Todo el mundo ha asumido durante mucho tiempo que la diabetes tipo 2 es una enfermedad de por vida que tiende a empeorar -explicaría Taylor- pero yo tengo claro que se puede revertir completamente y con suma sencillez; de ahí que en 2008 planificara un proyecto de investigación con la idea de convencer a una serie de enfermos de que durante 8 semanas siguieran una dieta muy baja en calorías. Preparando paralelamente una serie de pruebas con resonancias magnéticas para valorar el progreso en varias líneas diferentes de trabajo. Así que ayudado por otro gran investigador, el doctor Ee Lin Lim, convencimos a varias personas de que siguieran una dieta con balance energético negativo (es decir, hipocalórica). ¿El resultado? A las 8 semanas habían perdido de media de 15 kilos ¡y su diabetes había desaparecido! Es más, hemos sido capaces de demostrar que a medida que disminuye el nivel de grasa en el páncreas la secreción de insulina mejora poco a poco hasta llegar a ser completamente normal”.  La investigación de la que hablamos quedó plasmada en el trabajo Reversal of type 2 diabetes: normalisation of beta cell function in association with decreased pancreas and liver triacylglycerol (Reversión de la diabetes tipo 2: normalización de la función de las células beta en asociación con el decrecimiento de triacylglycerol en el páncreas y el hígado) que se publicó en 2011 en Diabetology.

Lo singular es que acaba de publicarse en Nutrition otro estudio titulado Dietary Carbohydrate restriction as the first approach in diabetes management. Critical review and evidence base  (Restricción de carbohidratos de la dieta como primer enfoque en la gestión de la diabetes. Revisión crítica y base de pruebas) desarrollado por 26 médicos e investigadores de la Universidad de Alabama según el cual también una dieta baja en hidratos de carbono permite superar tanto la diabetes tipo 1 como la 2. Lo que apoyan en doce aseveraciones. Son éstas:

1. La hiperglucemia es la característica más destacada de la diabetes y la restricción de carbohidratos en la dieta es lo que mayor efecto tiene para disminuir los niveles de glucosa en sangre

2. En la obesidad y la diabetes tipo 2 el aumento calórico se debe casi siempre al exceso de carbohidratos.

3. Restringir los carbohidratos en la dieta no implica necesariamente pérdida de peso.

4. Aunque la pérdida de peso no es necesaria para beneficiarse de una dieta baja en carbohidratos no hay mejor intervención dietética que la restricción de carbohidratos para perder peso.

5. Seguir una dieta baja en carbohidratos teniendo diabetes tipo 2 es tan eficaz al menos como cualquier otra posibilidad dietética; con frecuencia, significativamente mejor.

6. Reemplazar los hidratos de carbono por proteínas es generalmente beneficioso.

7. La ingesta de grasa saturada no se correlaciona con el riesgo de padecer una enfermedad cardiovascular.

8. La presencia de ácidos grasos saturados en el plasma se debe más a la ingesta de carbohidratos que a la de lípidos.

9. El mejor predictor de complicaciones microvasculares y, en menor medida, de las macro-vasculares en pacientes con diabetes tipo 2 es el control glucémico (HbA1c).

10.  La restricción de carbohidratos es el método más eficaz para reducir el nivel de triglicéridos en sangre y que aumente el de "colesterol bueno o lipoproteínas de alta densidad (HDL)

11. Las personas con diabetes tipo 2 que restringen los carbohidratos en la dieta pueden reducir la medicación y a menudo dejarla por completo; y las personas con diabetes tipo 1 requieren por lo general menos insulina.

12. Restringiendo la ingesta de carbohidratos se logra un descenso de glucosa en sangre similar al que se logra con fármacos… pero sin los efectos secundarios negativos de éstos.

Para la doctora Barbara Gower, Vicepresidenta de Investigación del Departamento de Ciencias de la Nutrición en la Universidad de Alabama y una de los autores del estudio "es evidente que la diabetes la causa la intolerancia a los carbohidratos luego el tratamiento lógico pasa por restringir su consumo; de hecho se obtienen así muy buenos resultados por lo que la resistencia del Gobierno y de las agencias de salud privadas para asumirlo es muy difícil de entender (…)  Para muchas personas con diabetes tipo 2 las dietas bajas en carbohidratos son una cura real; dejan de necesitar fármacos, se normaliza su nivel de glucosa en sangre y, por lo general, bajan de peso”

Pero bueno, ¿en qué quedamos? ¿Hay que restringir los carbohidratos, las grasas o las proteínas?,  suponemos que se preguntarán muchos lectores. Y la respuesta es simple porque en nuestra revista lo hemos explicado muchas veces: hay que hacer que durante un tiempo el cuerpo se alimente básicamente de las grasas acumuladas. Es lo que se denomina cetogénesis y lo que se explica cómo lograr desde hace años en La Dieta Definitiva. El problema es que todos esos investigadores se han centrado en soluciones parciales y han encontrado verdades parciales.