Confirman la eficacia de las diluciones homeopáticas de árnica

Los enemigos de la Homeopatía están de uñas porque se ha constatado científicamente que las diluciones homeopáticas de Árnica montana son eficaces en la cicatrización, reparación de heridas y reabsorción de hematomas. Así lo asevera un amplio equipo de investigación de la Universidad de Verona integrado por Paolo Bellavite, M. Marzotto, C. Bonafini, D. Olioso, A. Baruzzi, L. Bettinetti, F. Di Leva y E. Galbiati dándolo a conocer en un trabajo publicado en PLoS One con el título Arnica montana Stimulates Extracellular Matrix Gene Expression in a Macrophage Cell Line Differentiated to Wound-Healing Phenotype (El Arnica montana estimula la expresión génica de la matriz extracelular en una línea celular de macrófagos diferenciada al fenotipo curativo de heridas).

Lo llamativo es que se trata de un estudio en el que trabajando in vitro con macrófagos se explica no solo su mecanismo de acción sino sus efectos según los distintos grados de dilución y dosis. Concluyéndose que es capaz de modificar la actividad genética celular encendiendo o apagando genes específicos.

Cabe añadir que estos mismos investigadores ya demostraron en otros trabajos la utilidad terapéutica de las diluciones homeopáticas de Apis mellifica, Gelsemium sempervirens y Arsenicum album.

En fin, es inaudito que algunos de los indocumentados e ignorantes prebostes de la Organización Médica Colegial española sigan negando que haya trabajos científicos que avalen la Homeopatía pero lo único que demuestran con eso es que no se han molestado en buscarlos o no tienen el más mínimo reparo en mentir. Y eso que muchos cirujanos -sobre todo plásticos- recomiendan hoy las diluciones homeopáticas de Árnica montana de forma sistemática tras sus operaciones.