Confirman la vinculación de los telómeros con el envejecimiento

Cuanto menor es la longitud de los telómeros de los cromosomas más cerca está la muerte. Así lo sugiere al menos un equipo de investigadores dirigido por Catherine Schaefer -directora del Programa de Investigación sobre Genes, Ambiente y Salud del Kaiser Permanente de Oakland (California, EEUU) y Neil Risch -director del Instituto de Genética Humana de la Universidad de California en San Francisco (EEUU) en colaboración con la profesora de esa misma universidad Elizabeth Blackburn -bioquímica australiana descubridora de la telomerasa que recibiera por ello el Premio Nobel de Medicina en 2009- tras hacer un estudio prospectivo con 100.000 personas de diferentes etnias y una edad media de 63 años. El resultado -se ajustaron los datos relativos a los factores demográficos, el comportamiento, la educación y hábitos dañinos como el tabaquismo y el consumo de alcohol- se obtuvo tras genotipar –determinar el genotipo o contenido genómico que en forma de ADN tiene todo organismo biológico- a esas 100.000 personas y obtener más de 675.000 marcadores que luego se cotejaron con los datos de sus historias clínicas electrónicas (el ADN para medir sus telómeros se obtuvo de la saliva).
El estudio constató que la extensión de los telómeros suele estar inversamente relacionada con la edad y que las mujeres y los afroamericanos tienen en general telómeros más largos. Curiosamente, no parece que la depresión y el estrés de lugar a un acortamiento de los telómeros.
Invitamos al lector a leer en nuestra web –www.dsalud.com– el artículo que con el título Las claves biológicas de una vida larga y sana publicamos en el nº 155 -correspondiente al pasado mes de Diciembre- sobre la importancia de la telomerasa, enzima encargada de reparar los telómeros a fin de evitar su acortamiento.