Consiguen convertir una vena en arteria durante una operación

 

Un grupo internacional de cardiólogos ha efectuado la primera operación no quirúrgica de by-pass para convertir una vena en arteria utilizando una nueva técnica para desviar el flujo sanguíneo en un paciente alemán de 53 años con una enfermedad cardíaca aguda. El procedimiento -publicado en Circulation– evita la invasiva cirugía del by-pass convencional.
Los cardiólogos desarrollaron un catéter especial que fue insertado en una arteria de la pierna y enhebrado a través de la aorta hasta la parte superior de la arteria enferma. Entonces, guiados por ultrasonido, el médico guió una aguja desde el catéter a través de la pared de la arteria hasta la vena adyacente. Un hilo delgado y flexible fue enhebrado después a través de la aguja y ésta y el catéter fueron extraídos, dejando atrás el hilo y un pequeño globo de angioplastia que fue utilizado para ensanchar el canal.
Finalmente, la vena fue bloqueada por encima del nuevo canal permitiendo a la sangre de la arteria ser reconducida de nuevo hacia la vena. Tras el procedimiento, la vena se convirtió en una arteria llevando la sangre en la dirección contraria y alimentando el tejido cardiaco con oxígeno.