Continúa la propaganda gubernamental para hacer creer que se avanza algo


Ana Pastor: “La investigación en cáncer es el principal motor para mejorar el tratamiento de los enfermos” 

La ministra de Sanidad y Consumo, Ana Pastor, afirmó el pasado mes de Noviembre durante la firma del convenio entre la Fundación del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas ( CNIO) y el MD Anderson Cancer Center de Houston que “la investigación oncológica es el principal motor para mejorar el tratamiento de los enfermos” añadiendo que “los investigadores –echándoles por fin un rapapolvo público- deben asumir con urgencia su compromiso ante la sociedad para prevenir, diagnosticar, controlar y curar el cáncer cuanto antes”.
En suma, vino a recordarles lo que esta revista viene denunciado desde su aparición: que la inmensa mayoría de los enfermos de cáncer se mueren porque desde hace décadas la investigación desarrollada no ha servido de nada… salvo para enriquecer a algunos laboratorios y permitir vivir del cáncer a muchos investigadores y médicos. Y eso incluye al CNIO, un pozo sin fondo que no ha aportado resultado alguno a pesar de los numerosos millones gastados.
El acuerdo -que inicialmente durará cuatro años- establece la colaboración entre ambas instituciones en materia de servicios de diagnóstico, investigación básica y aplicada, ensayos clínicos y formación de especialistas. “Este convenio –diría Ana Pastor para justificarlo- sienta las bases de una cooperación científica basada en la innovación y la excelencia. Nos permitirá mejorar los tratamientos y progresivamente alcanzar la curación de los pacientes con cáncer”. Continuando con su discurso propagandístico hizo luego referencia a los “esfuerzos” realizados por su Departamento “para impulsar la investigación básica y clínica en nuestro país en el área oncológica” haciendo mención al Plan Integral del Cáncer que presentó en el Consejo Interterritorial de Salud y que coordina el doctor Eduardo Díaz Rubio.
En suma, España va a gastarse una enorme suma de dinero para permitir a quienes viven del cáncer -y nunca han aportado nada en su curación- seguir haciéndolo.
Ana Pastor aseguró también que en la actualidad la supervivencia del cáncer a los cinco años después de su detección se sitúa en torno al 50%, una afirmación que desmienten todas las estadísticas y el propio responsable del CNIO, Mariano Barbacid.
De hecho, en España se diagnostican cada año 150.000 nuevos casos de cáncer y fallecen 100.000, según datos del Instituto Nacional de Estadística que dejan en entredicho a la ministra. Y la situación del CNIO es tan absurda e insostenible que incluso al subdirector del diario “El Mundo”, José Luis de la Serna -hombre de excelentes relaciones con la industria farmacéutica-, no le quedaba más remedio que publicar hace poco las siguientes afirmaciones: “El año que pronto acabará no ha sido bueno para la investigación del cáncer en España. Las noticias que llegan sobre qué está ocurriendo en el Centro Nacional de Investigación del Cáncer (CNIO) preocupan seriamente a todos los que quieren que la biociencia en nuestro país esté a los niveles que se merece una sociedad desarrollada que económicamente está entre las 10 primeras del planeta. Es muy decepcionante comprobar el esfuerzo baldío que realizan los excelentes científicos que tenemos para que España esté en biomedicina a la altura que merece la bonanza absoluta de la que disfrutamos, según nuestras autoridades. Hace ya varios años que se anunció con gran bombo y platillo lo mucho que iba a dar de sí el CNIO y lo emblemático que iba ser una institución de sus características. Pocas de estas expectativas se han cumplido y lo peor de todo es que buena parte de los oncólogos clínicos, los que ven a los enfermos y tienen los tejidos que se extraen de ellos, están decepcionados. Y sin su entusiasmo y colaboración no hay investigación que pueda prosperar”.
Sin comentarios.