Corroborado: los zumos de frutas naturales no son saludables

Los zumos de frutas naturales son tan poco saludables como los industriales, los refrescos y las bebidas carbonatadas; al menos tal es la conclusión a la que han llegado dos investigadores de la Universidad de Glasgow (Escocia) en un trabajo que acaba de publicarse en The Lancet Diabetes & Endocrinology. ¿La razón? Su alto contenido en fructosa.
Lo que hicieron esos investigadores fue dar simplemente de beber a unos voluntarios medio litro diario de zumo de uva durante tres meses tras lo cual comprobaron que todos ellos engordaron, aumentó claramente el volumen de su cintura y adquirieron resistencia a la insulina.
Uno de ellos, Jason Gill -profesor del Instituto de Ciencias Médicas y Cardiovasculares de la citada universidad-, explicaría que existe la errónea percepción de que los zumos de frutas envasados y los batidos son alternativas bajas en azúcar pero no es así; un zumo de fruta contiene mucha más fructosa que una simple pieza de fruta fresca. Ésta tiene cualidades positivas y además fibra que no se encuentra -o aparece en cantidad ínfima- en un zumo; de ahí que recomiende limitar su ingesta a no más de 150 ml de zumo al día.
Hasta aquí la noticia. Nosotros recordamos a nuestros lectores que ya en el nº 154 de la revista -puede leerlo en nuestra web: www.dsalud.com– publicamos un artículo titulado El exceso de ácido úrico se debe también ¡a la fructosa! en el que explicamos que un consumo elevado de fructosa sube rápidamente el nivel de ácido úrico en sangre y que su ingesta habitual puede tener consecuencias más serias que la gota pues se ha revelado como una de las principales causas de las enfermedades metabólicas. Añadiendo que la ingesta inmoderada de fructosa provoca asimismo una sensible disminución de la entrada de glucosa en las células, problema que si persiste en el tiempo puede tener serias consecuencias para la salud ya que la resistencia a la insulina es un factor clave en el desarrollo de las enfermedades metabólicas.