Crean un biochip que mide en la saliva el nivel de glucosa 

Un equipo de ingenieros de la Universidad de Brown (Rhode Island, EEUU) ha diseñado un biochip que permite detectar distintas sustancias en la saliva, incluida la concentración de glucosa, algo que haría innecesario que los diabéticos tengan que analizar constantemente la sangre para controlar su nivel.
Se calcula que en el mundo hay actualmente unos 350 millones de diabéticos adultos, patología que se disparó cuando hace unas décadas la industria alimentaria empezó a añadir azúcar a todo –bebidas, salsas, conservas, comidas preparadas, etc.- y se disparó paralelamente el consumo de hidratos de carbono refinados.
El biochip está constituido por miles de interferómetros plasmónicos de tamaño nanométrico -la plasmónica de superficie es la disciplina que explora la interacción de dos partículas subatómicas: los electrones y los fotones de la luz- detectando los cambios que se producen en las longitudes de ondas de la luz lo que permite detectar e identificar las sustancias que la saliva contiene.