Cuba: muere un bebé y 4 niños son hospitalizados

Tras ponerles la vacuna triple vírica contra el sarampión, la rubeola y las paperas

Un bebé murió y otros 4 tuvieron que ser hospitalizados en Cuba tras recibir la vacuna triple vírica contra el sarampión, la rubeola y las paperas (PPR) y empezar a vomitar y subirles la fiebre. Todo el mundo asume que la causa fue la vacuna porque los síntomas aparecieron en todos los casos poco después se serles inoculadas y estaban sanos… menos las autoridades y los médicos que, obviamente, lo niegan porque no están dispuestas a enfrentarse a procesos judiciales. Es más, han seguido defendiendo su eficacia y seguridad porque ya se sabe que no hay mejor defensa en estos casos que negar la propia realidad; aunque resulte que los cinco niños afectados fueron vacunados en el mismo lugar: el Policlínico Betancourt Neninger del municipio de Habana del Este.

Nosotros vamos a limitarnos a recordar que en 1998 The Lancet publicó un breve estudio dirigido por el médico británico Andrew Wakefield según el cual esta vacuna podía estar relacionada con trastornos neurológicos e intestinales; lo dimos a conocer en el reportaje que con el título Las vacunas pueden causar autismo apareció en el nº 153 correspondiente a octubre de 2012.