De “efecto placebo” nada


La Acupuntura activa los receptores que reprimen el dolor 

Quienes afirmaban que la eficacia de la Acupuntura se debe simplemente al efecto placebo no van a tener más remedio que rectificar. Al menos en lo que se refiere a su eficacia para tratar el dolor. Un grupo de investigadores de la Universidad de Rochester en Nueva York (EEUU) dirigido por Maiken Nedergaard ha constatado en un trabajo que acaba de publicarse en Nature que lo que hace es activar los receptores que reprimen el dolor. Los científicos practicaron la acupuntura con ratones de laboratorio aplicándoles las agujas en las rodillas y constataron que en esos tejidos ¡se producía una concentración de adenosina, neurotransmisor con efectos sedantes!… siempre que se hicieran rotar las mismas de manera intermitente como hacen los acupuntores. Si simplemente las clavaban el efecto calmante no tenía lugar porque no aumentaba el nivel de adenosina en la zona.
Los escépticos sobre la eficacia de esta disciplina están de enhoramala.