Demuestran la eficacia del ozono para tratar la Covid-19

El tratamiento con ozono es eficaz en los enfermos diagnosticados como infectados por el SARS-CoV-2 aunque las autoridades sanitarias sigan negándose a implantarlo en los hospitales públicos. En el Hospital Santa Maria della Misericordia de Udine (Italia) 36 pacientes que estaban a punto de ingresar en la unidad de cuidados intensivos fueron sometidos antes a autohemoterapia con ozono y 35 respondieron tan bien que en el momento de elaborar esta noticia los médicos esperaban darles el alta en unos días. Sólo hubo que ingresar en la UCI para ser intubado a uno.

El tratamiento lo efectuó el equipo de anestesia y reanimación que dirige en ese hospital el anestesiólogo Amato De Monte y el equipo de enfermedades infecciosas del Centro Universitario de Salud de Friuli que dirige el doctor Carlo Tascini. Tras tan notable éxito se solicitó inmediatamente a la Agencia Italiana de Medicamentos y al Comité de Ética del Instituto Spallanzani de Roma un estudio clínico con 200 pacientes a 100 de los cuales se les trataría con antivirales y a los otros 100 con ozono y antivirales.

Según explicaron De Monte y Tascini en el Il Messaggero Veneto el procedimiento consiste en extraer 200 mililitros de sangre que se mezclan luego durante unos 10 minutos con ozono y a continuación se vuelven a transfundir al paciente. El proceso se repite tres o cuatro veces.

De Monte agregaría que habían descartado usar la terapia con las personas que ya estaban en cuidados intensivos porque era demasiado tarde para ellas al estar la lesión pulmonar muy avanzada. Según Tascini con el estudio clínico quieren además verificar si la terapia ayuda a restaurar el sistema inmune.

La técnica también está siendo utilizada en la Policlínica Nuestra Señora del Rosario de Ibiza por el doctor Alberto Hernández, médico especializado en anestesia y reanimación quien declararía: «El mundo debe saber que el ozono es una terapia muy efectiva y beneficiosa en los pacientes con Covid-19 y debería incorporarse de inmediato a los tratamientos».

El primer paciente fue tratado el 4 de abril por las doctoras del servicio de Medicina Interna Montserrat Viñals y Asunción Pablos, la doctora del Servicio de Medicina Intensiva Adriana Martín y la doctora del Servicio de Urgencias de la policlínica María Victoria Velasco. Se trató a un varón de 49 años cuyo estado se había deteriorado tanto que ya requería oxigeno a la máxima concentración y aun así padecía déficit del mismo por lo que estaba previsto intubarle y conectarle a un respirador. Pues bien, con una sola sesión de ozonoterapia la mejoría fue tan significativa que disminuyó su requerimiento de oxígeno. Hasta el momento han sido tratados con autohemoterapia 8 pacientes, con tan buenos resultados que la dirección de la Policlínica ha decidido apostar por el tratamiento tras comprobar que los parámetros clínicos que marcan la gravedad de los enfermos descienden bruscamente con el ozono mejorando su situación clínica y disminuyendo su tiempo de estancia hospitalaria. Ha sido tal la repercusión de sus resultados que en el momento de cerrarse este número estaba ya en marcha un estudio con varias decenas de pacientes en Madrid valorándose otros similares en Sevilla, Barcelona, La Coruña y Navarra, entre otras ciudades.

«La mejora tras la primera sesión de tratamiento con ozono fue espectacular, nos quedamos sorprendidos -declararía el doctor Alberto Hernández-. Su frecuencia respiratoria se normalizó, sus niveles de oxígeno se incrementaron y pudimos dejar de suministrarle tanto oxígeno. Luego hicimos un control analítico y vimos que el nivel de ferritina en sangre -se emplea como marcador pronóstico en la enfermedad- no solo no había seguido aumentando sino que había descendido significativamente, algo que continuó produciéndose en los días siguientes. El resultado nos animó a administrar también ozono a otros pacientes y su mejoría está siendo similar».