Denuncian a los ministros de Sanidad y Ciencia por administración desleal

Iniciativa de la Asociación Española de Médicos Integrativos (AESMI)

La Asociación Española de Médicos Integrativos (AESMI) denunció en marzo pasado a la Ministra de Sanidad, Consumo y Bienestar Social María Luisa Carcedo y al Ministro de Ciencia, Innovación y Universidades Pedro Duque por administración desleal al haber incurrido en malversación de fondos, delito que está castigado con entre 2 y 6 años de cárcel e inhabilitación especial durante 10 años. La denuncia se presentó ante la Sección Cuarta de la Sala Segunda del Tribunal Supremo dada su condición de aforados.

Según el letrado que representa a la entidad demandante, Luis de Miguel Ortega, se recurrió a la vía penal porque lo denunciado constituye «una mala praxis administrativa que excede de la mera infracción o el descuido«.

El motivo de la denuncia es la campaña mediática que ambos ministros pusieron en marcha conjuntamente como parte de su llamado Plan para la Protección de la Salud frente a las Pseudoterapias, lamentable y vergonzosa iniciativa que se afirma ha costado más de un millón de euros y no se justifica por muchas razones que se detallan en la querella penal. Entre ellas, porque la campaña se hace contra prácticas legales ejercidas por profesionales titulados cualificados, constituye un ejercicio de «difamación continua en los medios de comunicación mediante el abuso del término indeterminado e indeterminable de ‘pseudociencias’ y ‘pseudoterapias’, la campaña se concedió a dedo a una empresa multada por la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia por conducta colusoria -a pesar de lo cual tiene una posición dominante en la contratación pública- y lejos de cumplir con su objetivo de informar y prevenir posibles abusos genera mayor confusión y alarma social confundiendo aún más a la población .

La denuncia agrega que “no cabe veracidad en la exposición de contenidos que, por una parte, emplea términos ambiguos e indefinidos –pseudoterapias y pseudociencias- y, por otra parte, no cuentan con la participación de los agentes afectados: los profesionales de terapias no convencionales y los consumidores. Es evidente pues el trato discriminatorio con los agentes afectados que han sido excluidos de cualquier tipo de consulta. Esta campaña es contraria a los valores constitucionales”.

La denuncia agrega que se trata de una campaña que «incita a la violencia contra quienes practican cualquier técnica no convencional que pueda encuadrarse arbitrariamente como ‘pseudociencia’ o ‘pseudoterapia’ puesto que se viene transmitiendo la idea de que se trata de actividades de estafa y engaño que pueden conducir a la muerte, todo lo cual, es irracional, carece de base técnica o científica alguna, genera confusión y alarma en los consumidores y puede crear la falsa creencia de ilegalidad o de presunción de culpabilidad”.

La denuncia añade que la campaña institucional contradice las propias normas legales españolas y europeas según las cuales los productos homeopáticos son medicamentos ya que las considera simple «agua con azúcar».

Luis de Miguel Ortega, letrado de la Asociación Española de Médicos Integrativos (AESMI), exigía finalmente en su escrito el inmediato cese de una campaña que considera intolerable ya que «puede causar daños irreparables”.

Terminamos esta breve noticia indicando que AESMI ha creado una Plataforma de Defensa de la Medicina Integrativa y Complementaria de España abierta a toda persona que, por motivos profesionales o como usuarios, quiera unirse a ella a fin de contrastar la campaña de acoso que están sufriendo por parte del Gobierno. Según reza su presentación en redes “son bienvenidos todo tipo de colectivos: laboratorios de productos naturales, farmacias, herbolarios, enfermeras/os, terapeutas, médicos, pacientes, etc.