Desaconsejan los antidepresivos en niños

 

La Agencia Europea del Medicamento (EMEA) -¡ya era hora!- ha decidido “desaconsejar” el uso de antidepresivos en niños y adolescentes porque induce conductas hostiles y pensamientos suicidas… pero en lugar de prohibirlos se limita a ordenar ¡que se incluya la advertencia de ese riesgo en el etiquetado!
Hablamos tanto de los inhibidores selectivos de la recaptación de la serotonina (citalopram, fluoxetina, paroxetina…) como de los inhibidores duales de la recaptación de norepinefrina y serotonina (como velafaxina y duloxetina). Se trata de fármacos usados para tratar la depresión y la ansiedad en adultos estando autorizado su uso en niños sólo para tratar trastornos obsesivo-compulsivos –la sertralina y la fluvoxamina- y la hiperactividad –la atomoxetina. Oficialmente, claro, porque a pesar de todo muchos psiquiatras utilizan los otros psicofármacos para tratar también la depresión y la ansiedad infantil. Algo que el llamado comité de expertos acepta “en casos concretos”… cuando ello es necesario.
Sólo que no es necesario ¡nunca! Hay métodos naturales para tratar esas dolencias eficazmente sin tales fármacos, de efectos yatrogénicos constatados. En niños, en adolescentes y en adultos. El problema es que los psiquiatras no los conocen y, además, se sienten desnudos y desarmados para tratar a un paciente sin medicamentos. No les han enseñado a hacerlo. Y es que la gran industria farmacéutica ha programado mentalmente a la mayoría y ellos ni siquiera son conscientes de ello.