¡Desarrollan un lenguaje de programación que permite añadir ADN a bacterias vivas!

Un equipo de ingenieros del Instituto Tecnológico de Massachusetts ha desarrollado un lenguaje de programación que permite diseñar con rapidez complejos circuitos de ADN que dan nuevas funciones a las células; según el profesor de Ingeniería Biológica Christopher Voigt se trata de "un auténtico lenguaje para programar bacterias; se escribe el texto, se compila, se convierte en una secuencia de ADN, se integra éste en la célula y el circuito se ejecuta en su interior".

El trabajo lo acaba de publicar Science y se asevera en él que el descubrimiento permitirá crear bacterias que ayuden a digerir la lactosa, bacterias que se incorporen a las raíces de las plantas para producir insecticidas y evitar ataques o bacterias que se introduzcan en células de levadura y detengan su proceso de fermentación si se acumulan demasiados subproductos tóxicos… entre otras muchas posibilidades.

Sus creadores aseguran tener la intención de poner la interfaz de diseño en su web para que cualquiera pueda usarlo libremente ya que -dicen- no requiere conocimientos especiales y es tal la velocidad con que actúa que basta pulsar un botón para obtener una secuencia de ADN.

El nuevo lenguaje de programación se basa en otro conocido lenguaje de descripción de hardware usado para modelar sistemas electrónicos, el Verilog, que soporta el diseño, prueba e implementación de circuitos analógicos, digitales y de señal mixta a diferentes niveles de abstracción. Eso sí, desarrollando catorce puertas lógicas así como sensores capaces de detectar diferentes compuestos -como el oxígeno, la glucosa, la luz, la temperatura, la acidez y otras condiciones ambientales- que pueden ser luego codificados en el ADN de la célula bacteriana. Según explican su mayor reto fue lograr que las 14 puertas lógicas utilizadas en los circuitos no interfiriesen entre sí una vez colocadas en la célula viva. Cabe añadir que de los 60 circuitos biológicos que programaron 45 funcionaron correctamente a la primera habiendo llegado esos investigadores a construir uno con siete puertas lógicas y alrededor de ¡12.000 pares de bases de ADN!

La versión actual del lenguaje está optimizada para la bacteria E. coli y ahora trabajan en expandir el lenguaje a otras cepas bacterianas comunes del intestino humano, en pseudomonas habituales en las raíces de las plantas y en la levadura Saccharomyces cerevisiae.

¿Sensacional descubrimiento que supondrá un avance real para la humanidad o nuevo peligro para el ecosistema y la vida vegetal, animal y humana? La verdad es que se trata de una noticia realmente inquietante.