Desarrollan una mini-batería útil para todo dispositivo electrónico implantado

Un equipo de ingenieros de la Universidad de Stanford (EEUU) dirigido por John Ho -el trabajo se ha publicado en Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS)- acaba de desarrollar una batería del tamaño de un grano de arroz que podría ser útil para todo dispositivo electrónico implantado en el interior del organismo permitiendo recargarlo -sin necesidad pues de extraerse- mediante ondas electromagnéticas de una potencia similar a la de un teléfono móvil. Lo que es seguro al estar su nivel de emisión por debajo del límite considerado peligroso para la salud y no emitir más que cada cierto tiempo. Ello permitirá evitar en el futuro la sustitución de las actuales baterías -las de los marcapasos duran hoy entre 8 y 14 años- siendo especialmente útiles en los dispositivos que precisan mucha energía; como los desfibriladores que se implantan en personas con arritmias El prototipo ya ha sido probado en un cerdo y un conejo y se está a la espera de autorización para hacer un ensayo con humanos. Se espera que esta tecnología permita desarrollar también sensores que monitoricen funciones vitales desde el interior del cuerpo, suministrar fármacos de forma localizada o estimular señales neuronales.