Desarrollan una vacuna experimental contra el antrax

 

El Instituto Pasteur ha desarrollado una vacuna experimental contra el antrax con resultados satisfactorios en roedores, según publica la revista Infection and Immunity.
El ántrax o carbunco respiratorio afecta a los mamíferos a través de la bacteria Bacillus Anthracis que sobrevive en el medio ambiente en forma de espora. Después de entrar en el organismo las esporas germinan y se transforman en bacilos productores de toxinas que se multiplican rápidamente; si no es tratada, la enfermedad resulta mortal.
El equipo de la unidad Toxinas y Patogenia Bacteriana espera desarrollar una vacuna cuya aplicación sea posible en el hombre. Actualmente no hay ninguna vacuna que proteja de la enfermedad y que no produzca efectos secundarios. Sólo existe una vacuna acelular elaborada a partir de un componente de dos toxinas de la bacteria, la proteína PA. Sin embargo, esta vacuna no es tan eficaz como la atenuada, formada por esporas vivas y que es empleada con resultados positivos en animales. Por eso es preciso trabajar sobre la etapa precoz de la infección -aseguran los autores- a fin de neutralizar las esporas desde su entrada en el organismo y bloquear la etapa de germinación. Ensayaron así una preparación compuesta por la vacuna acelular actual y esporas muertas en cobayas y ratones con el resultado de protección total respecto a las cepas virulentas del Bacillus Anthracis.