Descubren el gen de la neurosis en ratones 

Un equipo del californiano Instituto Salk, en La Jolla (California), ha comprobado que es posible hacer que un ratón sufra de ansiedad extirpándole un gen que permite que una hormona anti-estrés trabaje en el cerebro. Los ratones alterados son más indecisos que los otros y producen siete veces más la principal hormona del estrés -la corticosterona- que sus compañeros.
Los investigadores creen que los ratones neuróticos podrían ser útiles en el estudio de los errores en las comunicaciones químicas del cerebro humano que pueden provocar neurosis graves y, de ahí, desarrollar nuevos fármacos.