Descubren el “gen del placer”

 

Científicos británicos han descubierto el “gen del placer”, el que hace que las personas puedan sacar más partido a la vida… o convertirse en adictas a las drogas. Este gen produce una proteína esencial para disfrutar de los placeres sensuales -como la comida o el sexo- respondiendo a las endorfinas, los opiáceos naturales producidos por el cerebro humano que producen una sensación de placer cuando se ve satisfecho un deseo. Por esta razón los científicos creen que el gen puede tener un papel importante en la adicción a las drogas como la heroína y la morfina. Por tanto, bloqueando sus efectos se podría conseguir nuevos estados que indujeran el abandono de las drogas o que permitieran tratar el dolor. Los investigadores -dirigidos por el profesor Stephen Hunt, del University College de Londres- extrajeron el gen de unos ratones especialmente preparados. Eso produjo en ellos la falta del receptor de una molécula que transmite los mensajes nerviosos del cerebro, llamada sustancia P. Los científicos descubrieron que cuando los ratones no tenían ese receptor no presentaban respuestas eufóricas a la morfina aunque sí a la cocaína, una droga psicotrópica pero no opiácea. Cuando se dejaba de inyectar morfina a los ratones se observaba en ellos el síndrome de abstinencia aunque no resultaban afectadas las propiedades analgésicas de la droga.