Desestimada la demanda de Merck Sharp & Dohme

contra el Dr. Joan Ramon Laporte 

Como nuestros lectores recordarán, en enero se celebró la vista oral por la querella que la multinacional Merck Sharp & Doohme (MSD) presentó contra el prestigioso farmacéutico Joan Ramón Laporte -catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona, jefe del Servicio de Farmacología del Hospital Vall d’Hebron de Barcelona y miembro destacado del Comité de Medicamentos Esenciales de la OMS- porque éste, en el número correspondiente a julio-septiembre del 2002 del Butlletí Groc (Boletín Amarillo) que publica el Instituto Catalán de Farmacología, calificó de “fraude científico” los ensayos para la aprobación del Rofecoxib, el antiinflamatorio estrella de la compañía. Pues bien, la demanda ha sido desestimada y se han impuesto las costas procesales a la multinacional farmacéutica.
Con tal motivo, el doctor Laporte y el instituto han emitido un comunicado que publicamos íntegro sin comentario alguno (vea la entrevista que hemos mantenido con él y publicamos en este número):

  1. “El fallo judicial constituye una victoria del conjunto de la información independiente sobre medicamentos y terapéutica frente a cualquier intento pasado, presente o futuro de intromisión de las compañías farmacéuticas en estas actividades. Éstas no pueden pretender que exista un pensamiento único sobre sus propios productos. El debate sobre cuestiones científicas sólo es posible sin presiones ni intimidaciones. De ahí la necesidad de la libertad de expresión para el progreso de la ciencia y de la atención médica.

  2. La sentencia confirma que los hechos relatados en el artículo de Butlletí Groc objeto de la demanda son ciertos. También refleja el debate sobre la ética de las publicaciones que describen la investigación médica y se hace eco de las advertencias de la FDA norteamericana a la compañía MSD sobre los contenidos de la promoción de Rofecoxib que minimizaban el riesgo de efectos adversos cardiovasculares de este fármaco.

  3. Los resultados de la investigación científica siempre están sujetos a interpretación. Consideramos que el diseño, ejecución y análisis de la investigación realizada por las compañías farmacéuticas no son suficientemente supervisados por organismos independientes de ellas. La falta de transparencia en estas cuestiones introduce dudas sobre su credibilidad.

  4. Muchos nuevos medicamentos son presentados como avances sobre los anteriormente existentes sin que en realidad ofrezcan ventajas relevantes en términos de eficacia, seguridad, conveniencia o coste. Las informaciones e interpretaciones independientes son necesarias para que esto no perjudique la salud de los pacientes ni la salud económica del Sistema Nacional de Salud.

  5. La FICF desea expresar su agradecimiento y el de todos los organismos que elaboran información independiente sobre medicamentos y terapéutica a las instituciones, sociedades científicas, organizaciones y miles de profesionales de la salud de España y de más de 30 países que han manifestado su solidaridad con nosotros.”