Dicen haber descubierto la “huella bioenergética” del cáncer

 

Un grupo de científicos españoles -dirigido por el doctor José Manuel Cuezva- asegura haber encontrado la “huella bioenergética del cáncer”. Y es que han constatado que aunque los mecanismos que intervienen en la formación de un tumor son diferentes en el cáncer de hígado que en el de colon, riñón o mama en todos ellos se produce una disminución de los niveles de la proteína ATP, una de las que produce la mitocondria. Y, por tanto, bastaría un sencillo análisis para detectar los casos en los que los niveles de esa proteína están más bajos para detectar los cánceres más avanzados.
No es, en cualquier caso, la primera vez que se relaciona la actividad mitocondrial con la aparición del cáncer. De hecho, en 1930 Otto Warburg –premio Nobel- ya mencionó la posibilidad de que la función mitocondrial estuviese dañada en las células cancerosas. Sólo que nadie se había ocupado de comprobarlo hasta ahora.
Hasta aquí la noticia. Por nuestra parte, sólo añadir que esto demuestra que Demetrio Sodi Pallarés tenía razón –una vez más- al afirmar desde hace años (véanse los números 20 y 42 de la revista) que basta con ayudar al organismo a producir más moléculas ATP para combatir el cáncer con buenos resultados. A ver si ahora alguno de esos expertos oncólogos que no curan nada le escuchan.