Dicen que la aspirina puede reducir hasta en un 43% el riesgo de desarrollar cáncer de páncreas

 

Un estudio realizado en la Universidad de Minnesota (EEUU) que publica la revista Journal of the National Cancer Institute asegura que el consumo regular de aspirina –ácido acetilsalicílico- reduce el riesgo de padecer cáncer de páncreas hasta en un 43%.
La investigación, en la que participaron más de 28.000 mujeres entre los 55 y los 69 años de edad, analizó la relación entre el uso regular de la aspirina y de otros antiinflamatorios no esteroideos con la incidencia del cáncer de páncreas. Y según los datos, tomar aspirina al menos una vez a la semana reduce notablemente el riesgo de padecer cáncer de páncreas.
Estudios epidemiológicos anteriores indicaban que los antiinflamatorios no esteroideos protegen del cáncer de colon e insinuaban que ello podría hacerse extensiva a otros tipos de cáncer (vea la noticia que publicamos también en esta misma sección sobre ello).
El cáncer de páncreas es letal en la mayoría de los casos –es la cuarta causa de muerte por cáncer tanto en hombres como en mujeres- y si bien se desconocen los factores de riesgo diversos estudios apuntan a la obesidad y al tabaco como los principales causantes.