Dimisión forzada de la directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC)

Brenda Fitzgerald, nombrada en julio de 2017 directora de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) de Estados Unidos, se ha visto obligada a dimitir apenas siete meses después de ser nombrada -el 31 de enero de 2018- por comprar acciones de empresas tabacaleras poco después de asumir su cargo. Un escándalo que desveló la  publicación especializada editada en Washington Político recordando que en noviembre pasado ella misma -vaya grado de cinismo- había emitido un comunicado diciendo que «demasiados estadounidenses se ven perjudicados por el consumo de cigarrillos, principal causa de enfermedad y muerte que puede y debe prevenirse». Según la revista citada invirtió decenas de miles de dólares en Japan Tobacco, una de las mayores compañías de tabaco del mundo cuya subsidiaria comercializa cuatro diferentes marcas en Estados Unidos. Es más, antes de asumir su puesto tenía ya inversiones en Reynolds American, British American Tobacco, Imperial Brands, Philip Morris International -dueña de Marlboro– y Altria Group.

La revista revela asimismo que Fitzgerald tenía asimismo antes de ser nombrada numerosas acciones de compañías de medicamentos y alimentación; entre ellas, de Merck, Bayer y US Food Holding (la mayor distribuidora de alimentos de Estados Unidos).

Sin comentarios.