Diseñan una UVI portátil que cabe en la mano y pesa menos de un kilo

 

Un grupo de médicos y científicos acaba de anunciar que han desarrollado una Unidad de Vigilancia Intensiva (UVI) portátil de apenas 900 gramos que cabe en la palma de la mano. El aparato se coloca en el pecho del enfermo y permite saber al instante la frecuencia cardiaca, la capacidad pulmonar, la saturación de oxígeno, el flujo sanguíneo y la temperatura. Una maravilla que ha sido posible gracias a la colaboración del Instituto Tecnológico de Aragón, médicos del Servicio Aragonés de Salud, de la ayuda del programa europeo Interreg III y de la aportación de varios socios de Cataluña y de la región francesa del Midi-Pyrénées tras concluir el Proyecto SUP (Seguridad y Urgencias en los Pirineos) impulsado por el Hospital de Toulouse (Francia) tras la explosión hace unos años de una industria petroquímica que además provocó que todas las comunicaciones se interrumpieran salvo las efectuadas por satélite. De ahí que esta UVI se comunique también vía satélite a fin de poder atender a los accidentados tanto en la alta montaña como en cuevas.
Los ensayos de monitorización con las pruebas necesarias para constatar su eficacia y fiabilidad se han hecho en centros de salud de distintas poblaciones pirenaicas. Tan singular UVI portátil ya está disponible.
Ahora va a estudiarse la ampliación de sus aplicaciones ya que hoy el software está diseñado sólo para urgencias pero en el futuro podrá ampliarse para realizar consultas y comunicación entre hospitales con inclusión de imágenes.